miércoles, 25 de febrero de 2009

¿Pegar o no pegar?

.
Vino a visitarnos un amigo guayaco (realmente es amigo de mi novio, yo recién le conocí ese día), el chico buena gente, hace reír y todo. Le invitamos a tomar café y estábamos conversando, cuando de pronto surgió el tema de cómo se educa a los niños. Por lo general no me gusta hablar de ese tema con latinos porque solemos discrepar, y en tal caso siempre salgo indignada. Así mismo fue esta vez, ya que nos contó que le sabe castigar físicamente a su hija. Según él era "nada", sólo una palmada cuando la niña era muy malcriada o no le hacía caso al papá. Según mi, castigar a un niño físicamente, por más que sea una palmada, nunca puede ser "nada". Tuvimos una conversación, casi una discusión, por un largo rato, al final no quedamos de acuerdo... Pero creo que entendió mi punto de vista.

Sé que esto es un tema controversial, y que la mayoría de ustedes a lo mejor no están de acuerdo conmigo, por lo menos no del todo. Meterme a escribir sobre esto es meterme en discusiones otra vez, sin embargo lo hago (creo que soy medio masoquista), porque es un tema muy importante para mi, y más aun ahora que estudio psicología y entiendo cada vez más sobre como funcionamos los seres humanos.

Presiento que va a ser una entrada larga. Si les interesa, bien; si no, también está bien. No le obligo a nadie leer, pero si quieren comentar, por favor lee toda la entrada primero.

¿Por qué estoy en contra del castigo físico? Por muchos motivos, y voy a tratar de explicarlos ahora, hasta donde alcance mi español.

Lo que un niño aprende cuando le pegas es que el más fuerte tiene derecho a pegarle al más débil, no importa quien tenga la razón de los dos. Aprende que le desprecias como persona. Que no respetas su integridad.

Si el niño hace algo que no debe hacer y le castigas con una palmada, o grítandole, a lo mejor le impides de repetir ese comportamiento en ese instante, pero no aprende la verdadera razón por qué no debe hacerlo, y por lo tanto seguramente lo volverá a repetir cuando se haya olvidado o cuando tú no estés.

Muchos padres pegan a sus hijos pensando que así les pueden corregir un comportamiento no deseado, cuando en realidad el niño siente que le castigas no por un comportamiento, sino por ser quien es. Esto muchas veces tiene consecuencias catastrofales para la autoestima del niño. Se siente inútil, sin valor, que no merece ser amado.

Una cosa que se debe tener en cuenta es que los niños aprenden a comportarse imitando a los demás, incluso (y, tal vez, sobre todo) a sus padres. Si le gritas, te grita, si le pegas, te pegará – y si no lo hace es porque te tiene miedo. Pero es probable que si no adopta ese comportamiento contigo lo hará con otros niños, lo cual conllevará conflictos con los demás. Si tú mismo utilizas violencia en la interacción con tu hijo, ¿cómo puedes exigir que tu hijo no utilice violencia para conseguir lo que él quiere? Es sumamente ilógico. Tal vez dices, “es que yo soy mayor, yo sé más, necesito enseñarle”. Sí. Es verdad. Necesitas guiar a tu hijo, pero si le pegas no le ayudas a distinguir entre bueno y malo. Tal vez hará o no hará algo por miedo a ser castigado, pero no sabrá por qué. Y puesto que tú no siempre vas a estar con tu hijo (él crecerá y tú te morirás), es mejor ayudarle a desarrollar su propio criterio y conciencia en vez de simplemente imponerle una regla tuya. Seguir ciegamente una regla de otra persona podrá funccionar mientras la otra persona sea sábia y conciente. ¿Pero qué tal si tu hijo cae en manos de alguien que no lo es, alguien que no eres tú? La mejor manera de protegerle de eso es ayudarle a desarrollar una mentalidad independiente y crítica, y eso no lo haces obligándole a seguir tus reglas, que por más que sean lógicas para ti, para un niño muy bien pueden parecer totalmente arbitrarias si no las explicas.

Quiero destacar que el no castigar físicamente a tu hijo no significa dejar que haga lo que le dé la gana. Hay maneras mucho más eficaces –y agradables– de educar a un niño. A veces requieren de más paciencia y fantasía por parte del progenitor, pero a largo plazo es una estrategia mejor.

Muchos estudios psicológicos indican que si le educas a tu hijo con amor, respeto y fantasía, y sin castigo físico y palabras duras, le das las mejores condiciones para que pueda crecer a ser una persona segura, capaz y feliz, y estoy convencida de que esto es la mejor manera de preparar a un niño para la vida.
.

23 comentarios:

Cristian dijo...

Estimada amiga, desde hace algun tiempo vengo leyendo tu blog y me parece interesante la vision que tienes de dos culturas, la ecuatoriana como la sueca, y eso lo leo en tus post.
El tema de hoy, doy mi aporte como ecuatoriano, aunque coincido contigo en todo.
Primero, en nuestra sociedad, puede decirse que el 99% de los niños hemos sido educados con violencia, fisica o psicologia. Y ese patron de conducta lo seguimos repitiendo. Yo soy padre de dos niños y tambien me encuentro en la situacion de no educarlos con el golpe, aunque reciba muchas criticas de otros. Como decia antes, en el Ecuador, el que no castiga es considerado un padre o madre debil.
Mi opinion personal es que quien mas necesita de ser educado somos los adultos, para poder tolerar y llenarnos de paciencia ante los comportamiento de los "niños". Cuando un adulto pega a un niño, el que pierde la cordura es el adulto, no el niño. El niño, en su corta experiencia de vida, expresa su alegria, ayuda, busqueda de seguridad, en el llanto, o en su conducta.
Para terminar Alberto Cortez, escribe una cancion sobre el tema que se llama "LA Cigarra" .
http://www.albertocortez.com/canciones/detail.asp?id=80

Saludos

fernandoylet dijo...

Con cuatro crias de experiencia, te dire que las teorias de los expertos se deberian cumplir, siempre y cuando no se ponga en peligro la integridad de las creaturas; porque hay momentos en que esos traumas o choques emocionales son necesarios, como para evitar que les ocurra algo peor.

Un caso tipico es cuando los nenes chiquitos se ponen necios, y se les mete una idea fija (como cruzar la calle a la carrera o subirse a travesear en la cocina); si sabes lo que le conviene, un buen susto con reprimenda podria ser suficiente; pero si insiste, no hay nada como una buena demostracion de violencia.

Saga dijo...

Cristian, gracias por tu aporte y qué alegría me da oír de padres como tú! Parte del problema es, como tú muy bien explicas, que es más fácil seguir los patrones que romperlos, y muchas veces sin ni siquiera darnos cuenta estamos repitiendo las mismas fallas que nuestros padres. Lo positivo de todo eso es que sí es posible cambiar, con voluntad y educación, y que de esa manera teneoms la posibilidad de enseñarles nuevos patrones a nuestros hijos.

Me gustaron mucho las letras de la canción "La cigarra", gracias por el enlace!

Quiero también aclarar que no creo que todos los padres latinos peguen a sus hijos, hay mucho latinos que son padres exelentes, sin embargo, sospecho (por mis experiencias tanto aquí como en Ecuador) que el maltrato al niño es más común en Latinoamérica que en Suecia, aunque aquí también existe.


Fernando,
Es obvio que uno como padre necesita impedir que el hijo por ejemplo sea atropellado por un carro, y si en una situación esto no es posible hacer verbalmente es necesario hacerlo físicamente, por ejemplo levantándole o sosteniéndole. Pero si quieres que tu hijo aprenda algo a largo plazo, siempre es mejor (y, repito, más agradable tanto para tí como para él) enseñárselo sin violencia.

Saludos
Saga

yo misma dijo...

Saga sabes que para mi este es un tema en el que trabajo conmigo muchísimo, nunca le he pegado al Bernardo, lamentablemente he gritado y trato todo el tiempo de recordarme que el grito no sirve, me hace sentir mal y le hace sentir mal y ese no es el punto. Cuando estoy cerca de papás que considero violentos me siento profundamente afectada, las amenazas permanentes y la crianza con terror me angustian de verdad, me enojo mucho. Yo no quiero que mi hijo tenga miedo, ni que me obedezca ciegamente, aveces quisiera que sólo el que yo le diga sea suficiente pero no sé si para bien o para mal él me pide explicaciones y nosotros le damos explicaciones a casi todo... aveces es agotador!! Lo que yo he visto aquí es madres absolutamente entregadas a la maternidad que con voz suave y dulce pueden manejar a sus hijos, y madres gritonas y groseras que pellizcan y tironean a los niños. Te diré que estoy segura que en latinoamérica hay más violencia en la crianza que se debe mejorar y también muchas virtudes familiares que se deben rescatar. gracias por este post

Saga dijo...

Amiga Nadia, creo que ningún padre o madre son perfectos, pero el mismo hecho de intentar de serlo, entender que uno no lo es, reflexionar y siempre tratar de mejorar ya es bastante; tal vez es hasta allí que podemos esperar a llegar.

También a mi me afecta mucho ver a padres que son groseros, violentos o de otra manera tratan mal a sus hijos, no tengo defensas para eso, me da una sensación terrible en el estómago y quiero llorar (y a veces lo he hecho).

Gracias por tu aporte a este tema importante.
Saga

Chaulafanita dijo...

Con este post demuestras una vez mas lo sensible llena de corazón que eres. Ojalá todos los padres leyeran este post, no importa si pegan o no, igual que lo lean para que sepan lo que hacen. Estoy de acuerdo contigo en todo y sobretodo concuerdo con mis compatriotas en que el educar con golpe en Ecuador ( Latinoamérica?) es cosa muy normal. Es triste esto, es muy triste. Yo aún no soy madre pero tengo muchisimo miedo de que intente castigar de la manera como quizas yo fui castigada. Tengo miedo de usar los gritos, tengo miedo de hacerlo todo mal. Mi esposo viene de tu cultura, el siempre habla que golpear no es lo mejor etc... y yo le entiendo pero siento que ahora es facil porque solo los discutimos verbal pero cuando ya haya bebito de por medio? No se. Es dificil vivir tu vida como ecuatoriana y luego borrar el cassette y actuar con europea. Es muy dfícil. Ojalá que yo logre unir las dos culturas. Yo tengo mucha fantasia y he logrado cosas con mis primas que a veces sus padres no pueden. Tengo esperanzas que también será asi con mis hijos.
Solo una cosita, me gustaría un post sobre como los europeos educan a sus hijos. Es que quiero aprender, quiero saber como actuan, como hacen para no ser groseros pero tampoco muy debiles.
Disculpa el comentario largo, ya me voy.
Saluditos amiga!!!

Saga dijo...

Chaulafanita, gracias por compartir tus experencias y opiniones, un comentario nunca puede ser demasiado largo! :)
Te cuento que yo también me siento insegura muchas veces y me pregunto ¿cómo seré yo como mamá? Creo que es una inquietud normal que sentimos todos. Como dije anteriormente el mismo hecho de reflexionar sobre eso, y la intención de ser una buena madre o un buen padre, ya es un gran paso hacia la meta (aunque nunca llegaremos a ser perfectos). Por otro lado tenemos que acceptar que cometimos fallas, porque sentirse siempre culpable e insuficiente tampoco es constructivo.
Con mi novio hablamos mucho de esto, como tú y el chanchito vivimos con la idea de que algún día tendremos hijos y entonces toca ponerse de acuerdo, no sólo en la teoría sino también en la práctica (y no sólo porque venimos de dos culturas diferentes, sino también porque somos dos personas diferentes). Él me dice que aprende mucho no sólo hablando entre los dos sino también viendo “en vivo” como mi mami y los demás le tratamos a mi sobrina que tiene cuatro años. Es muy interesante ver exactamente cuáles puntos le llaman la atención, porque así nos damos cuenta de algunas cosas en las cuales tenemos diferentes costumbres pero donde tanto él como yo tomamos nuestra visión por descontada.
Creo que es importante destacar que ser sueco, o europeo, no iguala a ser un buen padre, ni que ser latino signifique que seas un padre malo (tal vez mi post dio esa impresión).
Voy a tratar de desarrollar el tema de la educación en otro post, dando algunos ejemplos de buenas estrategias.
Saludos
Saga

enredO dijo...

Algunas comentarios basados en mi experiencia como nin~o (o mejor dicho longo chiquito) y padre (Taita de mis 3 grindios).
No pienses que en Ecuador te pegan de una, a la primera. Pienso que los padres pierden paciencia o no saben que mas hacer y recurren al instinto (animal).
De acuerdo con que los padres deben ser mejor educados en como manejar a los nin~os.
No estoy deacuerdo con que los nin~os no te vean como autoridad en la familia. Me molesta ver la falta de respeto de hijos que tratan a sus padres(abuelos) como "amigos". Debe haber confianza entre los dos, pero ante todo mi hijo tiene que entender que soy su padre primero.
Muchos de nosotros crecimos con amor y también con gritos y "caricias fuertes". Mentiría al escribir, que hemos roto el ciclo, pero por lo menos nos ha servido para defendernos y valorar lo difícil que es ser padre. Viviendo fuera de Ecuador es aun mas complicado porque vives en otro entorno. Entorno en el cual a veces tu hijo tiene que aprender a defenderse físicamente (porque como tu escribes, el se quedara solo).
Expando tu idea de que los nin~os desarrollen una mentalidad independiente y critica y que aprendan del ejemplo de sus padres. Pero con los hijos uno tiene que usar todas las herramientas posibles y entre estas esta usar todos los sentidos (vista, oído, olfato, paladar, y tacto). Y que es eso de usar fantasía para corregir a un nin~o?
Este mundo es demasiado "real" como para criar a un hijo en una "burbuja".

Carlos dijo...

Hola Saga: justo entraste en un tema espinoso. Creo que no te lo dije cuando me presenté pero yo no soy ecuatoriano. Vivo en Argentina así que no me creo con derecho a opinar de las costumbres del Ecuador, en general, ni de como criar a un niño, en particular. Debo decirte, sin embargo, que estoy en contra del uso del castigo corporal como disciplinamiento en la educación de los niños. Creo que nada bueno sale de la aplicación de la violencia física. Ahora bien,debo dejar en claro que en muchas circunstancias pareciera que la coerción violenta del niño es la única alternativa. Iré a un caso claro y concreto. Un matrimonio amigo tiene un niño de unos cuatro años de edad. El temperamento de este niño es fuerte. No acepta los límites impuestos por sus padres y no tiene tolerancia a la frustración. La madre del niño está muy preocupada porque en la última reunión del jardín de infantes, sólo recibió quejas por el comportamiento del niño. Están muy preocupados porque no saben como actuar. He estado presente con ellos y cuando al niño le dicen NO, este no obedece. A la madre le procupa porque ante casos tan extremos de indisciplina, a los niños se los seda y pueden incluso llegar a un estado de zombie, donde pierden sentido de la realidad circundante.
Se están dando muchos casos donde los niños presentan el más absoluto desconocimiento de la autoridad que llevan a algunas personas a sentirse inclinadas al uso del castigo corporal a fin de disciplinar a los niño y modificar su patrón de comportamiento. Es complicado. Pero de verdad, hay algunos casos donde los padres ya no saben que hacer para corregir el comportamiento de sus hijos.
Saludos y cuídate

Cristian dijo...

Hola a toos los que han seguido con los comentarios, recientemente lei en otro sitio acerca de la autoridad y la disciplina de los hijos. Y ciertamente "los seres humanos" tendemos a contravenir las reglas, menos que las reglas sean muy claras y las sanciones muy fuertes. No solo los niños son desobedientes, tambien nosotros los adultos y en cosas mas graves en ocasiones. El ejemplo ma claro, En Ecuador un conductor infringe una ley de transito y resulta que la sancion es irrisoria y si no arregla con el policia. En el fondo desobedece. En otros paises donde las reglas son claras y las sanciones son fuertes no se les ocurre comenter una infraccion de transito.

Pero para no desviarme del tema, la autoridad de los padres, no es jerarquica, si no que se la debe inspirar, el padre debe ser inspiracion para el niño, y debemos ser tan cuidadosos porque los niños son como esponjas absorben todo.
Bueno como dijo Saga, ningun comentario es largo...jeje.
LEs comparto el link que les mencione: http://www.desdemitrinchera.com/2009/02/18/como-educar-a-los-hijos-en-la-libertad/
Saludos

Saga dijo...

Hola a todos,
Primero quiero decir que me parece muy interesante el artículo al que hace referencia Cristian (http://www.desdemitrinchera.com/2009/02/18/como-educar-a-los-hijos-en-la-libertad/), pienso que allí está mucho de lo que yo quería decir, sólo mucho mejor expresado, les recomiendo que lo lean todos.

Ahora quiero comentar algunas cosas que han escrito.
Enredo, ¿en qué manera le enseñas a defenderse a un niño pegándole? Que yo sepa, los padres que castigan de esa manera a sus hijos muy raramente esperan que el niño responde pégandole al padre (lo cual sería defenderse, ¿no?), ni les gustaría si los hijos lo harían. Yo, que nunca he sido pegada por mi padres en mi vida, no tengo problemas ningunos en defenderme. Es porque ellos siempre me han tratado con respeto y dignidad, y así me han enseñado que yo merezco ser respetada, que tengo integridad y que nadie, ni ellos que son mis padres, tienen derecho a pegarme, lastimarme o de otra manera violar mi integridad. Al mismo tiempo aprendí (ya que aprendemos imitando) que los demás también merecen respeto, y que yo tampoco tengo derecho a violar la integridad de los demás.

Cuando digo que se necesita fantasía para educar a un niño me refiero a que hay que tener creatividad para inventarse nuevas estrategias cuando las que utilizas no funccionan. Tener fantasía es, por ejemplo, no recurrir a “los instintos animales” (aunque que yo sepa, muy pocos animales, o por lo menos muy pocos mamíferos, lastiman físicamente a sus crías) cuando tienes iras, sino tratar de resolver la situación de una manera más inteligente y constructiva.

En cuanto a la autoridad y los niños que desobedecen, pienso que el artículo mencionado por Cristian lo explica muy bien, y sugiero que lo lean.

Además estoy traduciendo al español un artículo sueco que tiene que ver con el tema y pienso publicarlo en el blog pronto.

Gracias a todos por su interés y participación en la discusión.
Saga

Berenice dijo...

uuut que difícil...no la pregunta, por qué está claro que la violencia sólo engendra violencia y por ahí no va el camino. Me refiero a que coincido con la Chaulafanita,me preocupa el hecho de ser mamá y al haber sido educada de cierta manera ( una palmada o bofetada) no poder cambiar el patrón.
Robert dice que tengo un fusible muy corto, lo cual quiero entender, significa que soy corta de paciencia,pero no quiero, no quiero que mis hijos crezcan con el sentimiento que tan bien describiste "el niño siente que le castigas no por un comportamiento, sino por ser quien es" Así mismo sentía yo. Tal vez éso es lo que debo tener en mente para nunca nunca actuar de ésa manera.

Mi mami pobrecita ahora se arrepiente de esas veces en que me puso la mano encima y yo le creo por que a mi hermana menor ni un rasguño le hizo (creo que como yo soy la hija mayor, conmigo aprendió...)
Gracias por tu post!

Marakaramazov dijo...

Querida suequita Saga:


Que aporte tan grande haces al blog (red global) con este post, es muy duro y contradictorio leer este post, ya que como chica o mujer de este nuevo siglo y con la influencia de mis amigso extranjeros , sé muy bien que no se le debe golpear ni de palmaditas si quiera a un niño, porque por mi propia experiencia de niña sé que solo atrae más violencia, sin emnabragoa l igual que Chaulafana , soy latina y sé que en algún momento aún evitando palmaditas, gritaré, porque así em criaron y me educaron... todos sabemos que no debemos golpear o gritar ( abuso psicologico) a nuestros niños, sin embargo fuimos criados asi, y en algunos aspectos somos la copia de nuestros padres.
Espero y pido a Dios que me conceda una buena cabeza, una paciencia infinita para con mis futuros hijso ( quiero tres). Nunca quisiera verlso llorar a causa de mis gritos o peor aún coger duro su brazito, esto me mataría.
Que dificil tus raices te lo enseñan e imponen pero tu corazon y tu conciencia lo rechazan...
Dios cuide nuestros niños...

fuerza dijo...

Hola Saga... primera vez que te escribo y es muy interesante tu punto de vista, mira...tengo 5 hijos, soy latina pero no de Ecuador, estoy casada con un sueco que tiene un hijo de 10 años....Así que creo que puedo opinar en este tema... mi ex marido les pegaba a mis hijos, por eso nos separamos, no estoy de acuerdo con el castigo físico..... pero casi nadie me apoyó cuando me separé de él, porque todos nuestros amigos encontraban que eso de pegarles de "vez en cuando" a los niños y "un poco" no era nada del otro mundo y además era bueno....se me vino todo el mundo encima...muchos decían que no les vieron nunca un morado a mis hijos....pero yo me pregunto es necesario llegar a ese punto???...mi ex marido les insultaba, los trataba de maricones si lloraban despues de una golpiza...y yo la madre solo debía mirar porque si tú le dices algo al padre delante de los hijos lo desautorizas....Yo creo que culturalmente nos falta mucho a los latinos....ustedes los suecos empezaron antes con toda esta campaña en contra de los golpes, pero nosotros estamos en pañales frente a este tema....la gente cree que el padre y la madre deben pegar a sus hijos para ganarse el respeto....Yo fui una hija golpeada por mi padre y lo unico que él me inspira es rabia y pena pero nunca respeto.....

Ahora bien está el otro extremo tambien aquellos padres que jamas dicen algo a sus hijos y éstos hacen lo que quieren....he visto muchos chicos suecos en este caso que se suben arriba de los padres y pasan de ellos, de hacerles caso y eso me parece atroz....estamos pasando de una extremo al otro y eso es triste, porque los chicos necesitan tener límites....A mi mis hijos jamás me han levantado la voz y si lo intentan les doy LA mirada y un perdón rapidamente se desprende de ellos, no necesito pegarles.....

Perdón por la extención...
Un saludo!

Amiguita dijo...

Hola Saga!
Es la primera vez que comento en un blog, soy nueva, tenemos cosas en comun y es que soy ecuatoriana y tambien vivo lejos de mi patria. Sobre el tema tienes mucha razon es muy controversial. Yo pienso que no hay una verdad absoluta a cerca del tema, el totalmente cierto que los ninos son seres indefensos y no tienen porque sufrir ningun tipo de violencia. Me gusta tu criterio en contra de la violencia porque estamos en un mundo donde es lo que reina. Sin embargo y te lo digo con respeto cuando seas madre te daras cuenta de muchas cosas, te lo digo porque soy madre de dos varones y los amo con todo el corazon que daria mi propia vida por ellos, nunca me visualice disciplinando a mis hijos pero a los ninos tambien hay que considerarlos en todos los aspectos son seres que igual que todos los demas comenten errores con la diferencia de que no tienen experiencias grabadas en su memoria y es necesario que conozcan los limites. Uno como padre tiene la responsabilidad de criar a tus hijos de forma que diferencien entre el bien y el mal pero si no conocen los limites va a ser dificil para ellos reconocerlos. Repito, no me gusta disciplinar a mis hijos, como yo quisiera que ellos ya supieran muchas cosas para que yo no necesite disciplinarlos cuando lo requiere y aunque no pase de palmadas a mi me duele mas. Otra cosa que afecta es que vivimos en un mundo que va tan a prisa que los padres tienen poco tiempo para los hijos lo que hace que pierdan la paciencia mas rapido. Perdon que hice muy largo mi comentario, y la verdad hay mucho que decir, si vemos desde el punto de vista religioso incluso.
Saludos!

Saga dijo...

Berenice:
Pués, yo soy igual, tengo “un fusible muy corto”, en ciertas situaciones, y eso tabién me he hecho pensar cómo voy a actuar cuando sea mamá (si es que lo seré). Pero también es algo que se puede cambiar, por lo menos algo, y yo te cuento que trabajando conmigo misma, sí he cambiado mucho. Tengo más paciencia que antes, eso me dice mi familia. También es cuestión de maduración. Y por algún motivo parece que tengo más paciencia con los niños que con los adultos, no sé por qué será.

Tamara:
Creo que ser padre o madre es algo que se aprende. Muy pocas personas (aunque si existen) tienen un don innato para eso, así que aprendemos de los demás. El problema viene cuando nuestro entorno no nos ofrece los conocimientos o métodos adecuados, como es el caso de personas que han sido golpeadas en su niñez pero no quieren repetir ese comportamiento con sus propios hijos. Entoces tenemos que educarnos a nosotros mismos. En Suecia hay muchísimas posibilidades de hacer eso: en los periódicos hay secciones de pregunte-al-psicólogo (por ejemplo) donde expertos dan consejos, en casi cada comuna hay grupos de educación para padres, hay libros, hay programas de eso en la radio, en la televisión, etc... No sé como es la sitaución en Ecuador, a lo mejor no tan buena, pero la idea en todo caso es buscar fuentes para autoeducarse.

Fuerza:
Gracias por tu comentario. Les felicito a tí y a tus hijos por tu decisión de dejar a tu marido, me imagino que debe haber sido muy difícil sin el entendimiento y apoyo de nadie.
Y en cuanto a los padres que dejan que sus hijos hagan lo que quieran, pues tampoco está bien, es un poco abandonar a los niños, porque necesitan ser guiados. Hay que encontrar la manera de educarles y corregirles sin dejar de mostrarles respeto y amor, y eso es el reto.

Amiguita:
Primero quiero darte la bienvenida al mundo del los blogs, y agradecerte por dejar un comentario en el mío.
Ahora al tema: Dices que los niños son seres que igual que nosotros cometen errores, que no tienen las experiencias suficientes para saber los límites, que tú como mamá tienes que criarles para que diferencien entre bien y mal. Creo que tienes razón, pero no concido en que pegarles es una buena manera de enseñarles eso. Como dijo en mi entrada original, es mejor ayudarles a desarrollar su propio criterio y conciencia en vez de simplemente imponerle una regla tuya, a la que siguen no por voluntad propio sino por miedo a ser castigados.
La concecuencia más probable de tratar y eduacar a los niños con violencia es que aprenden a solucionar los problemas con violencia, y eso no creo que sea una estrategia muy útil.
No digo que educar a los niños sin violencia o tendencias autoritarias siempre sea fácil, sobre todo si tú en tu niñez experimentabas golpes, lo más “natural” cuando crezcas puede ser recurrir a los golpes. Pero el asunto es demasiado importante para ser reducido a preguntarse “qué es más fácil” y optar por esa solución. Yo no soy mamá. Entiendo que hay muchas cosas de las que todavía no tengo experiencia, pero si nosotros en nuestra vida nos limitaramos a sólo hablar, pensar, reflexionar y opinar exclusivamente sobre cosas que hemos vivido, entonces tendríamos discusiones realmente pobres.


Saludos a todos y gracias por sus comentarios
Saga

Marakaramazov dijo...

saga,

Nadie nace aprendiendo, lo hacemos mientras el proceso de la vida sigue...
Sien embargo aún cuando padres con niñez viloenta ( por así decir) es cierto, quieren cambiar con sus hijos, no cometer los mismos errores, pero depende tanto de tu fuero... que por más ayuda en ocasiones no es total ( he visto casos) , claro en otros solo la paredesposicion es lo más...
Te cuento algo, yo quidiera tener hijos, (3) ..... !que verguenza!
jaja,
Acá tbm hay ayuda en diarios, preguntas de todo tipo y te ayuda el especiualista encargado del caso... es muy bueno eso, te orienta al menos, tbm hay centrso de ayuda no sé si a padres, imagino que si, peros i para jovenes futuros padres...

Martín dijo...

Saga, excelente tu artículo. Coincido completamente. Acá en Argentina es muy común ir caminando por la calle y ver a un padre o madre a los gritos con su hijo o zamarréandolo, muchas veces por estupideces.
Cuando veo esas escenas, me dan ganas de fajar a los padres (es broma).
Creo que tiene que ver la herencia cultural, pero también, el deterioro socioeconómico no ayuda para nada, ya los padres están nerviosos y apretados de todos lados: por los chorros del gobierno, por los chorros de la calle, por el conductor que si puede te lleva puesto... y un largo etcétera.
Aunque para mí NUNCA se justifica la violencia contra los niños. Mis padres nunca me pegaron (si bien me pusieron límites cuando debieron, y si tengo la suerte de ser padre algún día, pienso seguir su ejemplo.
Saludos y hasta pronto.

Segundo Siguencia. dijo...

Realmente los defectos nuestros como padres los vemos en nuestros hijos y erróneamente queremos corregirlos a la fuerza, tenemos que aceptar que nos falta conocer sobre el comportamiento humano y el medio que los ofrecemos los hará felices o desdichados. Ahora que soy padre me doy cuenta de cuanta responsabilidad tenemos y lo más difícil identificar nuestros errores y defectos que inconscientemente aprendimos o que fuimos tratados de esa manera, pero claro sin culparlos a nuestros padres, sino comprendiendolos que también ellos actuaron de esa forma sin darse cuenta. He estado leyendo sobre el comportamiento humano y como conclusión he pensado que el ser humano por naturaleza es noble y, como enuncié anteriormente todo depende del medio que los ofrecemos, para que las futuras generaciones sean parte de sociedades más concientes y lograr que el mundo sea más humano, tenemos que cambiar, cambiando nuestra forma de pensar o; tal vez cambiar resulte tan difícil, pero sí podemos pensar en mejorar nuestro comportamiento, nuestra actitud; no sólo con nuestros hijos sino con todas las personas que nos tocan ya sea en el trabajo o en alguna circunstancia. Es hora de dar un impulso a la civilización cambiando la voluntad por la fuerza, la comprensión por la imposición, mejorar nuestra comunicación e interacción con los demás.

Saludos, y felicitaciones por su carrera vamos adelante.

Pablo David dijo...

Wow..tantos comentarios.. muy bien.. Bueno, yo estoy la verdad total de acuerdo con la Saga.. en el sentido que para defenderse, es quizas mejor indicarle como tiene que hacerlo y porque tiene que hacerlo. A veces cometemos el error de creer que los ninios no entienden algunas cosas, pero en verdad si entienden muchisimo mas de lo que se cree (lo que yo creia al menos). Lo que si hay que buscar, es el respeto, y quizas ahi esta la dificultad, de encontrar la manera de buscar respeto, sin golpear.. Hasta ahora con cajoncito funciona perfecto... Veamos cuando ya siga creciendo.

Un Saludo Saga querida y ya casi esta mi post prometido tambien

Anti ama de casa desesperada dijo...

Hola Saga!!
Escribo a duras penas pero no queria dejar de comentarte. Mas de acuerdo contigo no puedo estar. Castigar fisicamente a un niño es lo mas cruel que existe. Y no sirve para nada. Yo se muy bien que los niños nos hacen perder la paciencia, pero para eso nosotros somos los adultos no? para saber decidir y no dejarnos llevar por las emociones.
Para tener un hijo hay que pensarlo bastante. Si no les alcanza el tiempo y la paciencia mejor que se compren una mascota virtual. (me da coraje tanto abuso!)
Gracias por escribir :)

Gringuita Quiteña dijo...

Te dejo con algo medio comico al respecto del tema....

Lo que me ensenio mi madre...

Me enseñó a APRECIAR UN TRABAJO BIEN HECHO "¡Si se van a matar, háganlo afuera! ¡Acabo de terminar de limpiar!"
Me enseñó RELIGION "¡Mejor reza para que esta mancha salga de la alfombra!"
Me enseñó LOGICA "¡Porque yo lo digo! ¡Por eso... y punto!"
Me enseñó a PREDECIR EL FUTURO "Asegúrate de que estés usando ropa interior limpia y completa, para el caso de que tengas un accidente."
Me enseñó IRONIA "Sigue llorando y yo te voy a dar una razón verdadera para llorar."
Me enseñó a SER AHORRATIVO "¡Guarda las lágrimas para cuando me muera!"
Me enseñó OSMOSIS "¡Cierra la boca y come!"
Me enseñó CONTORSIONISMO "¡Mira la suciedad que tienes en la nuca! ¡Voltéate!"
Me enseñó FUERZA Y VOLUNTAD "Te vas a quedar sentado hasta que te comas todo."
Me enseñó METEOROLOGIA "¡Parece que un huracán pasó por tu cuarto!"
Me enseñó MESURA "¡Te he dicho un millón de veces que no seas exagerado!"
Me enseñó EL CICLO DE LA VIDA "¡Te traje a este mundo, y te puedo sacar de él!"
Me enseñó A MODIFICAR PATRONES DE COMPORTAMIENTO "¡Deja de actuar como tu padre!"
Me enseñó LA ENVIDIA "¡Hay millones de niños menos afortunados en este mundo que no tienen una mamá tan maravillosa como la tuya!"
Me enseñó VENTRILOQUIA "¡No me rezongues! ¡Cállate y contéstame! ¿Por qué lo hiciste?"
Me enseñó ODONTOLOGIA "¡Me vuelves a contestar y te estampo los dientes en la pared!"
Me enseñó RECTITUD "¡Te voy a enderezar de un sólo galletazo!".
¡GRACIAS MAMA!

Debo confesar que escuche muchas de estas ensenanzas.
Tambien me dieron unas buenas nalgadas cuando creci.
No tengo idea cual es la mejor manera de ser un buen padre. Pero Yo no odio a mi madre, o jamas en la vida pensaria en subirle la mano, y se que no me castigaba por MI, sino porque lo que hize estuvo re mal. Al menos recuerdo un par de veces, luego cuando creci su castigo fue cortarme la palabra :/

Q dificil ser padre.

Karla dijo...

Muchímas gracias por plasmar lo que sientes y piensas a través de este medio.

Trabajo en una escuela y tengo 18 años, por lo tanto no poseo experiencia en este campo. Nunca imaginé lo maravillo y dificil que es trabajar con niños, pero me siento realmente orgulosa de mi misma por hacerlo, pues lo disfruto mucho.

Tus palabras me alientan a seguir trabajando con ellos y para ellos, y sobretodo a medir mis palabras al momento de interactuar.
Espero que sigas publicando notas acerca de estos temas pues son de gran ayuda.

Tengo un caso de un alumno y quisiera que me des un consejo.
Es un niño de 6 años de edad, lo llamaremos David.
David es sumamente inquieto, no escucha, se para en las bancas, juega y come a la hora que no debe, golpea a sus compañeros, insulta, hace malas señas, se mofa de sus amigos, no realiza las tareas en clase, y qué decir en los recreos, es incontrolable, entre otras cosas.

Se le habla con cariño y nada, algunas profesoras en su desesperación le gritan y nada, y lamentablemente no recibimos ayuda en casa, su mamá no acepta las quejas del comportamiento de su hijo, por lo tanto no hace nada por ello.

Yo no quiero ni gritarle ni llegar al extremo de otras maestras de halarle las orejas, pues sé correctamente que con eso no llegaré a nada, además no quiero agredir a un alumno tanto física como psicológicamente.
Quisiera saber ¿qué écnica puedo emplear en estos casos?
Pues no solo es uno, son varios, y todos radican en la formación del hogar.

Muchísimas gracias
En la escuela