miércoles, 6 de mayo de 2009

Cuando no sabemos qué decir

.
Leí una entrevista con una señora cuyo hijo había muerto en un accidente. Creo que es imposible imaginarse el dolor infinito que causa la muerte de un hijo. La señora del artículo dijo muchas cosas que me hicieron reflexionar. Cuenta que no sabe cómo contestar cuando alguien le pregunta "¿cuántos hijos tienes?"... Dice, "Sigo siendo su madre, aun que está muerto. Pero no quiero contar cada vez que alguien me pregunte cuántos hijos tengo, que uno de ellos se ha muerto."

También cuenta que una de las cosas que más detesta es cuando la gente al enterarse de que su hijo está muerto, dice "si un hijo mío se muriera, no lo soportaría". Dice: "¿Qué pretenden decir con eso? ¿Que porque yo estoy viva aún, no le amé lo suficiente a mi hijo, que amé, y amo, menos que ellos? ¿Que yo, si fuera buena madre, no debí sobrevivir a eso?" A veces herimos con nuestras palabras sin querer, porque no sabemos qué decir, porque nos sentimos mal, porque nos da miedo, porque inmediatamente nos pasa por la cabeza: "¿Qué si me pasara a mi?"

Yo tenía una amiga que se murió, hace un poquito más que un año, era jóven, valiente, optimista a pesar de todo. No sé si debo o no escribir sobre ella aquí, siento como si fuera utilizar esa tragedia para no sé, sacar algún punto... Pero lo que quería decir es que una de las cosas que se me hicieron muy difíciles era cuando por coincidencia le vi a su mamá unas semanas después del funeral. ¿Qué se dice a una madre que acaba de perder a su hija de 24 años? Obviamente, no hay nada que se pueda decir que sea de algún consuelo. Por eso es más fácil alejarse, esconderse, fingir que no le ves cuando pasa por la calle. Yo me dije: "no seas cobarde", y le saludé. Después ya no sabía qué más decir, porque lo normal "¿Todo bien?", hubiese sido una grosería.

Mi amiga estuvo enferma algún tiempo, pero hubo ratos cuando estaba bien y pensamos que ya pasó, ya está bien. Hasta que llegó el día cuando supe que estaba mal otra vez. No tenía el valor de llamarle, pensaba hacerlo, pero no lo hacía, hasta que un día poco después me llegó un mensaje de ella, decía: "no sé que pasa, no sé por qué se callan". Parece que de nosotras, sus mejores amigas, sólo una se había atrevido a llamarla. Porque no sabíamos "qué decir". Le llamé, ella no estaba enojada, sólo triste. Fui sincera, dije que me sentía insegura. Prometí no volver a callarme así. Sin duda ella era la más valiente de nosotras.

Cuando algo terrible le pasa a alguien en nuestro alrededor, muchas veces no sabemos qué decir. Pero es que ellos entienden eso. No exigen que solucionemos su dolor. Muchas veces basta con estar allí, con no alejarse.


(Discúlpen el post triste, escribiré algo más alegre pronto...)
.

13 comentarios:

Ika dijo...

Hmm si aveces hay situaciones dificiles com estas si es cierto, pero no dejes que te afecten tanto amiga Saga!

Amiguita dijo...

Hola Saga!
Que tanta razon tienen tus palabras, cierto uno nunca tiene las palabras precisas para aliviar el dolor de nadie cuando pierde un ser querido. Aunque por dentro nos podemos identificar con su dolor o simplemente nos lastima a nosotros tambien esa perdida, es tan dificil exteriorizar el dolor, y al contrario es mas facil sacar la alegria.
Muy sabias tus palabras a veces es mejor no decir nada, vale mas estar ahi.
Saludos y bendiciones
Amiguita

Gringuita Quiteña dijo...

Lastimosamente esto es parte de la vida y tienes razon, no hay palabra que sea la correcta en estos casos. Pero pienso que lo menos que una persona necesita en los momentos mas duros de su vida es estar solo.
Es tan dificil el saber que decir, que me es dificil aun dejar un comentario del tema....

Berenice dijo...

Son situaciones tan delicadas, y nadie te prepara...Me refiero a nunca tus padres o maestros te dicen qué decir ante una pérdida o alguna enfermedad, y es que simplemente no hay palabras. Si algo he aprendido (por que al principio fui cobarde y me escabullí) es a "estar" como bien dices. Y a dejar que "estén" conmigo.Así, sin más. Es difícil.

Marakaramazov dijo...

En ocasiones el silencio es nuestro mejor acompañante, aunque nos escudarnos siempre en él tbm es malo!

Saludos
No seas triste suequita1 sé feliz

Ximena Cabezas dijo...

es muy dificil saber qué decir cuando no se ha pasado por ello... pero siendo amigo hay que estar ahi sea como sea.

Chaulafanita dijo...

Ay mi Saguita, que tema tan triste, pero es una realidad que alguna vez en la vida le toca a cada uno pasar. Yo no se que diría tampoco, la situación es difícil, creo que ni mirar a los ojos podría.
No te pongas así, asi toda tristona digo, cambia esa carita bonita!
Pronto me ducho y me alisto para irme a cita con el instituto. No voy cargada de odio, voy sólo con curiosidad de saber que me dirán.
Un abrazo querida!

yo misma dijo...

creo que aunque una no sabe qué decir en esos momentos, de pronto la otra persona necesita hablar, que sepan que estamos ahí para escucharles creo que puede ser en alguna medida algo de ayuda.

Ludovico dijo...

momento del silencio. creo que es lo mejor en esos casos

enredO dijo...

No lo considero un post triste. En situaciones en las cuales no se que decir o no me salen palabras, expreso mis sentimientos con un fuerte abrazo.

Marcela dijo...

Hola Saga:

Mi papá murió en un accidente hace casi cuatro años, todavía me duele el alma. Agradecí a todas las personas que sinceramente sentían mi dolor y no estaban por compromiso. La "com-pasión" se siente y no hace faltan palabras, sólo saber estar.

Me dio pena enterarme hace poco que a mi pobre mamá que se quedó sin el amor de su vida le dijeran algo similar a lo que cuenta la señora de la entrevista.

Finalmente creo que la pérdida de alguien muy querido sea hijo, hija padre, madre, esposo, esposa, novio, novia, hermano suele mucho y no se debe decir cosas como: "peor hubiera sido que...", al final amaste tanto a ese alguien que se te va un poco de tu vida.

Marcela

Juan Pilas dijo...

Creo que no es la intención de nadie juzgar. Si la madre del accidentado fallecido lo interpreta así es una seña de que el dolor la ha trastornado. Se le pasará con el tiempo. En cuanto a los enfermos terminales, tampoco es su intención amargarnos la vida o hacernos sentir culpables, tan solo se les acaba el tiempo y desean expresarnos su amistad antes de que ya no sea posible. Si podemos ayudarlos, hagámoslo.

Kodama San dijo...

Yo tampoco suelo tener qué decir, se me hace que si digo algo podrían mal interpretarlo, o sonar demasiado optimista para el momento o sonar demasiado triste que empeore el sentimiento de la persona que está sufriendo; así que lo único que digo, es lo que realmente estoy sintiendo "no sé qué decir"... A veces es mejor solamente sentarse y escuchar o dar un abrazo, a veces cuando la persona que sufre entiende que no sabemos qué decir...