martes, 6 de enero de 2009

Para Johan... mi profe preferido...

.
Es un verdadero caballero, del tipo que te abre la puerta, que sabe tratar bien tanto a mujeres como a hombres, que se expresa con elegancia y que siempre lleva terno. Mide casi dos metros, fuma pipa y anda con el cabello medio despeinado. Procura aprenderse tu nombre - y los de tus cincuenta y más compañeros - y siempre saluda si se topan por los corredores de la Universidad.
Si le contestas una pregunta mal no soñaría con decírtelo, más bien dice algo como "podría ser así, pero esto me suena mejor..." Siempre está dispuesto a ayudar y atender a cualquier inquietud de sus estudiantes, sea hora de consulta o no, y no le gusta llegar tarde a una cita porque no quiere tenerle esperando a nadie.
Es medio olvidadizo pero muy cumplido y tiene una letra tan ilegible que ni siquiera él mismo logra decifrar lo que ha escrito. Habla un español adorable, muy peninsular tipo académico, pero asegura que tus expresiones ecuatorianas (o mexicanas, o madrileñas) son "encantadoras".
Parece a veces todo despistado, pero al final cierra cada una de sus clases con elegancia. A pesar de que es un hombre ocupado, se toma el tiempo de ayudarte y trata una tesina como que fuera una tesis de doctorado.
Es un académico en el buen sentido de la palabra, le fascinan los idiomas y la enseñanza. Es inteligente y además sábio (dos características que no siempre se ven juntas). Se interesa por tu tesina de corazón, la discute con bases y siempre logra encontrar el punto crucial.
Es, a pesar del puesto que ocupa en la Universidad, a pesar de los libros que ha publicado, a pesar de los países y personas que conoce, una persona humilde y sencilla.
Gracias a él (y a mis compañeras excelentes), el hacer mi tesina me resultó mucho más interesante, agradable y fructífero de lo que yo pensaba. Ojalá hubieran más catedráticos como él.
.

6 comentarios:

juanpi dijo...

Esa clase de profesores se ganan el respeto y la admiracion de todos los alumnos y por algo uno siempre los recuerda.

X cierto, gracias por la raqueta.
saludos mi amiga

Chaulafanita dijo...

Wowwwww me encanta como describes a este Profesor. Creo que ya me enamoré :) jejeje... seguramente es casado, no? Si es asi de lindo como dices debe tener alguna que otra admiradora. Que bueno que te hayas topado con el para tu tesina. A veces uno tiene mala suerte en esas cosas pero a ti parece que te va bien. Que bueno! me alegro de verdad.
Saluditos Saga!

Berenice dijo...

Ahh ese tipo de profesores son raros en especie pero muy valorados. Es un maestro que vas a recordar por siempre.
Que suerte que cuentas con un profesor así, valóralo y apréndele mucho.
Abrazos.

Saga dijo...

Johan fue mi tutor el semestre pasado (así que ya no tengo el placer de estudiar con él), y realmente es una joya de profesor, las cuatro chicas de su grupo tutorial estábamos encantadas con él, confieso que escogí el tema de mi tesina para poder estar en su grupo (nos dividían según tema), ya me había tocado como profesor en los cursos anteriores y sabía lo buen profesor que era.

Y sí, es casado (claro que sí), y ya ha de tener sus sesenta años, así que de romances nada... Aunque yo sospecho que a pesar de su edad podría enamorar a cualquiera, sólo que es demasiado caballero para hacerlo... :)

Chaulafanita dijo...

( suspiro) Hay estos HOMBRES!

Saga dijo...

Así es.