domingo, 29 de noviembre de 2009

Costumbres

Ayer vinieron a visitarnos mi hermana y su hija, y se quedaron a dormir aquí. Como única nieta es súper mimada por supuesto, pero también es muy linda. Últimamente me estoy dando cuenta de lo "grande" que está ya... Tiene cinco años, o sea, tan grande no está, pero cuando comparo con antes sí noto lo mucho que ha crecido y se ha desarrollado. Y me da ternura pero también un poco de nostalgia.

Hoy ella y yo hicimos lussebullar, es un tipo de pan sueco que se hace aquí por la Navidad, o más bien para la fecha de la Santa Lucía que se festeja el 13 de diciembre. Fotos de los que hice el año anterior pueden ver aquí: Lussebullar... una delicia sueca, y si quieren la receta, pués también lo publiqué: Difundiendo la cultura sueca.

Ella tenía mucha paciencia, la verdad me quedé impresionada, porque no es tan fácil hacer pan, o sea, no es difícil tampoco pero sí requiere un poco de práctica. Pero ella estaba muy interesada y me ayudó desde un principio hasta acabar, incuyendo el proceso de comérselos por supuesto. Pero con eso también nos ayudó el resto de la familia... ;)

Después ella y mi mamá pusieron clavos de olor en una naranja y la decoraron con una cinta roja de seda, aquí es costumbre eso para la Navidad, no sé si existe fuera de Suecia.

Lo que me gusta de todo eso es que estamos dándole costumbres y tradiciones, eso se quedará en ella como recuerdos de Navidades es su infancia, y cuando huela azafrán o sienta ese aroma especial del clavo de olor, espero que le provocará una sensación de alegría, expectativas y harmonía... Así como lo siento yo.

6 comentarios:

Roze Meisje dijo...

Yo estoy que se me hace agua la boca por el pan sueco amarillito del tanto hablas, creo que sólo quiero ir a probarlo jejeje no mentira, como será?? a que sabrá.. seguro algo delicioso!!!

Saga dijo...

Saben a azafrán y sí son ricos! :)

Betty dijo...

Qué importante es eso de guardar las tradiciones, creo que es algo que une a todas las generaciones.
Aquí en navidad se come panetones, creo que es algo que se heredó de los inmigrantes italianos :)
Besos

Marakaramazov dijo...

Para los noruegos tbm lo es, cierto? la navidad y el azafran... lo lei enun cuento de ese escritor famoso noruego, el q escrbio el mundo de sofia!!!

Saludos

Bek dijo...

Es algo de lo que me gusta de acá, en México somos bien tradicionalistas y se nota que aquí también. Por lo pronto ya pusimos nuestras lucesitas de adviento como toooooodos los vecinos, ya comimos lussebullar y tomamos el ponche navideno de por acá (que es muuuy diferente al de por mis rumbos) Me gusta, me gusta.

Saga dijo...

Bek: Lo bueno de venir acá finales de noviembre es que tenemos esas cositas, las luces de adviento, el "glögg" (el ponche navideño), los lussebullar, los pepparkakor, el julmust (jaja), cositas que nos alegran cuando está muy oscuro afuera... :) Creo que la Navidad y el Midsommar es cuando más tradicionalistas somos aquí en Suecia.

Mara: Ah, hablas de Jostein Garder, me encanta ese libro! :D No sé mucho de las tradiciones noruegas, pero seguro tienen sus similitudes con las de Suecia.

Betty: Sí, creo que es algo que uno quiere regalar a sus hijos, las costumbres y tradiciones bonitas. Pero claro es bueno coger nuevas cosas también y aprender de otras culturas, mi novio por ejemplo una navidad aquí compró un panetón, porque eso también es costumbre en Ecuador. :)